viernes, 14 de julio de 2017

Hace tres años, conocíamos a nuestra querida Lera.

     Hace hoy tres años, veíamos por primera vez su rostro: este mismo día, de 2014, conocíamos a Lera y poníamos rostro y nombre a nuestro futuro...el de esa angelical niña que se balanceaba en un vetusto columpio del lejano barrio de Zavodskoy, en Artiom; cercano a la ciudad de Vladivostok. 


     No es fácil expresar los sentimientos de aquellos momentos; pero lo más evidente, es observar el cambio sufrido en ese rostro y ese pequeño cuerpo tan poco acostumbrado entonces a sorpresas y nuevas experiencias. Aquel rostro triste, sin expresión; se vio rápidamente reemplazado por uno alegre y risueño, con ganas de vivir y sentir cual pájaro en libertad... Simplemente viendo su rostro, puede uno darse cuenta de lo realmente maravilloso que es un encuentro de estas características. Y para nosotros, un hecho inolvidable y una jornada profundamente emotiva.


     Un día como hoy, se convierte en un día de agradecimiento: recordamos también con enorme cariño y tremenda nostalgia, tanto a todos aquellos que colaboraron e intervinieron en nuestro encuentro y posterior adopción, como quienes nos acompañaron en el camino...y sobre todo, a quienes nos acompañarán siempre en el corazón y por desgracia, no podremos volver a ver. Gracias...y nuestro más sincero cariño.


jueves, 13 de julio de 2017

Su primer día en el cine.

     Este lunes, fue el elegido para poder vivir una nueva (aunque muy sencilla) experiencia con Lera. En esta ocasión, se trataba de algo tan simple como ir al cine...pero se convertía en una nueva "primera vez" a su lado. Un hecho al parecer muy elemental; pero debido al carácter de Lera y a su ímpetu e impaciencia, era preceptivo esperar el momento. Y como decía, llegó... 

     Normalmente, no tiene suficiente paciencia para permanecer quieta durante el tiempo que dura una película; con lo cual, no termina nunca de verlas...e incluso parece cansarle si vuelve a verla desde el punto donde la dejó de ver la ocasión anterior; así es que fuimos preparando el camino, introduciendo elementos no muy habituales como las palomitas, para ir incentivándola. Era todo un acontecimiento para ella; y estar allí, a punto de descubrir algo nuevo, ya era suficiente motivo para atraer su atención sobremanera. La película elegida era Gru 3...y reconozco que el plan también nos agradaba a nosotros; aunque mucho más, poder observar su reacción, que no defraudó y cumplió nuestras expectativas: disfrutó enormemente y a pesar de un pequeño momento, estuvo entretenida y pendiente de la pantalla. La música, ayudó a mantenerla tan atenta y activa, porque cuando oye una nota, parece activarse en ella un instinto que evita que pueda mantenerse quieta...y por supuesto, debe bailar. 
     Fue una nueva y grata experiencia...y también dio buena cuenta de las palomitas...

miércoles, 5 de julio de 2017

La importancia de la adaptación y vínculo alumno-profesor.

     Inesperadamente, siento tristeza, frustración y desilusión... El motivo? La decisión del centro educativo de Lera de, entre otros, prescindir de la tutora y profesora de nuestra hija. Es algo inesperado; más aún cuando se siente el cariño, empatía y buen hacer con los pequeños. Se supone que debe existir un necesario vínculo entre alumnos y profesor(-a), que beneficie la relación e interacción entre ellos: de ahí, que se decida mantener un ciclo completo de enseñanza con el mismo profesor para el mismo grupo de alumnos. Es evidente que alterar de manera tan brusca esa relación, comenzando cada año con un nuevo profesor, perjudica el avance e incluso la adaptación entre profesor y alumnos (y en el caso de nuestra hija, como en el de cualquier pequeño que ha sido adoptado, se trata de un aspecto aún más importante). Nosotros en particular, aprendimos lo necesario que es establecer un estrecho vínculo con un hijo durante su adaptación tras una adopción...algo que se hace extensible a todos aquellos con quienes debe mantener un contacto continuo, que le sirva para adquirir confianza y seguridad, tanto en los demás como consigo mismo. Es para nosotros por tanto, un paso atrás; así como un trago difícil de digerir, más aún teniendo en cuenta la fabulosa evolución, así como el cariño y seguridad que ha experimentado Lera al lado de su querida profesora. Sin duda, el peor trago les espera a los niños, cuando vayan asumiendo que el próximo curso, nuevamente cambiarán de tutora... 

     Normalmente, no suelo quejarme; porque de cualquier modo, no deja de ser una empresa, que contrata y despide acorde a sus necesidades: pero en este caso, no puedo creer que se trate de una decisión dependiente de su valía y calidad profesional...puesto que estos son más que evidentes. Lo realmente triste, es no tener la ocasión de poder mostrarle nuestro cariño y apoyo...poder agradecerle su dedicación para hacer posible entre todos, que Lera experimentase tan increíble cambio. Echaremos de menos su sonrisa de cada mañana al recibir a Lera; y su cariño al despedirse cada tarde...esa complicidad para poder comentarnos día a día, cuál había sido su actitud y comportamiento; y como cada día, iba comprendiendo más la importancia de cada gesto y cada paso dado por nuestra peque. Este curso, había sido un gran comienzo, por la total empatía de ambas y la evolución experimentada en todos los aspectos, tanto educativos como conductuales; pero por desgracia, deberemos repetir y explicar nuevamente cada detalle para evitar crear más confusión a Lera.


     Ahora, a final de curso, se observan los resultados de un año de dedicación y superación... en lo cual, ha influido positivamente y de forma evidente, su profesora: Cómo la ha incentivado... cómo comprendió lo necesario que era el proceso de adaptación de Lera a ella misma; pero cómo también, tras su aceptación, le sirvió de estímulo y motivación...cómo fue capaz de reconducir con paciencia su actitud, aún con alguna que otra laguna que fue superando y mejorando con esfuerzo. Esperamos no hacerle pasar a Lera por otro periodo de adaptación, aunque parece inevitable, ya que todos sus compañeros deberán hacerlo. 

     "Vanessa, (que así se llama esta profesora) seguro que te agrada saber que Lera, ya lleva más tiempo con nosotros del que estuvo esperando a su familia...seguro que te llenaría de orgullo saber que el cariño que siente por ti, es una de las cosas que más han marcado su carisma y que ocupas un lugar importante en su corazón. Recuerdo aquel primer día de curso, cuando confesabas tus sentimientos tras haber leído las historias de los pequeños; aquellas que plasmamos en el libro viajero el curso anterior, y en el cuál, contábamos lo importante que serían sus compañeros y profesores para ella en su adaptación y su futuro...y la paciencia que pedíamos por si pudiera ser en algún momento demasiado impulsiva, debido a su ímpetu y pasión por descubrir el mundo al que se acababa de asomar...ese que aún la apasiona, sin permitirle dar un momento por perdido. Recuerdo aquella emoción que quisiste compartir; y lo pendiente que estaba tras pedirle que nos comunicará cualquier detalle, aunque pareciera mínimo, para poder tener bajo control cada aspecto de su adaptación. Quiero que sepas, que le has enseñado a asentar las bases para su aprendizaje y conocimiento; motivándola incluso en su comportamiento...haciéndola responsable y permitiendo que su autoestima aumente. Qué lástima Vanessa, que tan pronto deban separarte de "tus niños" (los otros, además del tuyo propio que sin duda, tendrá fortuna de tenerte como mamá); porque todos ellos, te echarán de menos, porque de hecho ya lo hacen... No parece justa tu marcha, tras un curso en que día tras día, se escuchaban alhagos y buenas palabras tanto de tus pequeños, como de sus familias... Seguirás en sus vidas, sin dudarlo; y te lo demostrarán cada vez que coincidáis cualquiera que sea el lugar. Descansa y recapacita, porque viendo el lado positivo (y dejando a un lado por un momento, la inexplicable situación...) , comprobarás lo hermoso que es sentir el cariño y respeto de todos; sabiendo que no habrá, como en muchos otros casos, quienes a tus espaldas puedan decir lo contrario... Continúa con la cabeza bien alta, porque puedes presumir de ello. Tu labor y tu esfuerzo, darán sus frutos y permanecerá de manera positiva en la memoria de todos: quizás en su momento, otros sean reemplazados sin ser recordados o sin haber aportado algo positivo a los demás...y eso sí debería generarles tristeza. 

     Buen viaje y que el futuro te depare todos los éxitos y alegría que mereces... Gracias por todo, Vanessa..."


     Han pasado pocos días desde que escribí estas palabras y ayer, Lera se encontró con Vanessa...y como sabíamos qué ocurriría, lo primero que hizo, fue asegurarle que "la echaría mucho de menos": de manera tan real y tan sincera como únicamente un niño podría transmitir. Y esta, no será sino la primera ocasión que tenga que escucharlo...

jueves, 29 de junio de 2017

Juntos...por el resto de nuestros días.

     Podría parecer un día normal...o pasar como tal. Pero para quienes queremos ver cada día como especial; lleno de recuerdos o de momentos para recordar en el futuro, sentimos cada ocasión y pensamos cada instante como único. De hecho, llevaba tiempo esperando que este día llegase: haciendo los cálculos pertinentes para saber que hoy ya, Lera lleva a nuestro lado, más tiempo de lo que permaneció alejado de nosotros, de su familia, de su hogar y de quienes la aman por encima de todas las cosas, pensando cada segundo en ella y en sus necesidades; buscando su plena Felicidad...y vamos enfilados en ese camino. Si no de un modo de otro, parece tratarse cada día como uno especial y de celebración, pero como en esta ocasión, se trata de un detalle muy importante para nosotros...

     Todo son fechas; todo son experiencias recordadas con perfecta nitidez: con la misma claridad con que se sentían en el preciso momento en que sucedían... Se trata de una etapa vivida con tremenda intensidad; como si cada día, fueran al menos dos: tratando de recuperar el tiempo quizás perdido por Lera; pero sin apenas tiempo para descansar...ya que a las necesidades de cualquier pequeño, se unen otras propias de nuestros hijos, tan importantes, que nunca debemos olvidar ni pasar por alto: debemos prevenir y anticiparnos para poder detectar cualquier carencia que en un momento surja; sobre todo afectiva o de la propia esencia y los orígenes, que tantas dudas irán generando en ellos.


     Como decía, este es un nuevo día cargado de alegría, esperanza e ilusión, por ese futuro que irá llegando y nos unirá cada vez más... Por ello y tantos otros momentos y motivos; brindamos por ello: por la Felicidad de nuestros hijos...y con ello, la de nuestras familias y demás seres queridos. 


Мы тебя любим, Лера...

jueves, 22 de junio de 2017

С Днём Рождения, Дениска!!!... Hoy, Denis cumple 6 años.

Y      Como todos los años, esta fecha se hace muy especial: además de ser el cumpleaños de un gran amigo, lo es también de un pequeño que marcó nuestra vida para siempre y a quien todos los que seguís este blog, conocéis perfectamente. Hoy, es el Cumpleaños de Denis!!!: este 22 de junio, cumple 6 añitos en la lejana Vladivostok... Y este, es ya motivo para comenzar el día cargados de energía: quizás a esta hora, esté celebrándolo junto a su familia y amigos...quizás abriendo sus regalos, aunque sin duda, el más importante y que más le deseamos, es el Amor de todos quienes le rodean.

     Querido Denis: Recordar cada día a ese abuelo que con tanto anhelo te esperaba y en quien tanta fuerza generaste hasta tu adiós; me permite también tenerte siempre presente... Son muchos los motivos para no olvidarte nunca; pero este será uno más para seguirte amando. Somos más felices de lo imaginado con nuestra hija Lera (deberías conocerla algún día, porque también tú te enamorarías de ella); pero eso no es motivo para no quererte (nuestro corazón, tendría aún cabida para mucho más) y recordarte toda la vida con ese cariño y ese amor incondicional y verdadero que te prometimos y que siempre mantendremos: a pesar de la distancia y tu desconocimiento, nunca más estarás sólo, y serás muy afortunado de tener dos familias que te querrán... A buen seguro que ya, no tienes que celebrar tu Cumpleaños con plátanos y galletas (para que en ningún caso, los pequeños pudieran verse perjudicados por algún tipo de alergia), como nos indicaron en aquella ocasión...en tu segundo Cumpleaños, al día siguiente de nuestro regreso a casa tras conocerte. Sin duda, lo harás con la ilusión de cualquier pequeño, con la tarta y los dulces que corresponden...aunque siempre será otro maravilloso recuerdo el de poder imaginar que aquel, también se trataba de uno muy especial, tanto para ti, como para nosotros. Quizás hoy, sea yo quien coma alguna galleta y plátanos, recordando aquella anécdota que nunca podremos olvidar, volviéndote a sentir cerca, y tratando de protegerte como deseamos hagan tus papás...

Esperamos y deseamos que soples hoy unas velas cargadas de ilusión y optimismo...y que mantengas siempre aquella hermosa sonrisa; junto a la Esperanza y alegría que conociste y sentiste a nuestro lado...la misma que también a nosotros nos permite tener la certeza y la confianza de que aquella Felicidad no se acabó y perdurará para siempre, acompañando tanto nuestras vidas como la tuya: y con el mismo deseo de volver a encontrarnos algún día y poder observar cómo convertiste el futuro en oportunidades y aprovechaste cada una de ellas para ser ante todo, un buen chico feliz. Cierro una vez más los ojos, imaginando tus labios soplando y pidiendo un deseo. Una vez más, nuestro regalo será lo más hermoso que un corazón puede ofrecer: nuestro amor y mejores deseos. Hasta siempre, Denis...que seas muy feliz. С Днём Рождения, Дениска!!! 


     A alguno podrían extrañarle estas palabras y este maravilloso recuerdo: alguno podría pensar que se trate de un duelo no superado...pero más allá de eso, se encuentran los sentimientos y la maravillosa experiencia que rodeó nuestra historia junto a este pequeño; y cuyos recuerdos no generan más qué aspectos positivos y que siempre ofrecerán optimismo. En la vida, no estamos exentos de retos, dificultades y tristezas; pero también estos dependen del modo de afrontarlos: y si se viven con intensidad, pasión y coraje, cuando menos, si en algún caso no podemos o no está a nuestro alcance la capacidad de superarlos, podrán servirnos de enseñanza y hacernos más fuertes... 

     никогда не сдаваться... (Nunca te rindas).


jueves, 15 de junio de 2017

Cuatro años ha..

     Hace hoy exactamente cuatro años, emprendíamos el viaje que marcaría nuestras vidas para siempre... Era nuestro primer viaje con destino Vladivostok; y nunca antes, podríamos haber imaginado que fuera a cambiar tanto nuestras vidas, pero también nuestros pensamientos, sentimientos y por supuesto, prioridades. Nunca antes podríamos haber reflexionado tanto acerca de la vida y de los auténticos problemas que en ella pueden presentarse; como tampoco lo habíamos hecho quizás con la misma consciencia y objetividad sobre lo que realmente es importante...sobre los problemas que tantas veces creemos tener; y que desde aquel momento, sin duda comenzamos a relativizar. 


     Nos embarcábamos entonces, en un vuelo con destino lejano; pero con un futuro incierto, aunque en aquellos momentos mucho más claro de lo que encontraríamos meses después...pero también aquel viaje y lo que en él conocimos y aprendimos, nos llenó de Fuerza, Coraje y Determinación; pero ante todo Motivos, para afrontar el complicado camino que, sin poder presagiar, aún nos quedaba por delante.

     Conocer la realidad con la que conviven los menores carentes del calor, cuidados y amor de una familia, marcó a fuego nuestros corazones; y nos permitió madurar aún más como personas.

     Como cualquier otra familia (creo...), viajábamos con una especie de venda en los ojos: comenzábamos el camino definitivo, con el "egoísmo" (que de ningún modo es así) de DESEAR ser padres...de tener un hijo (-a): pero, no es posible comparar ese deseo natural, con la carencia, con la NECESIDAD de cualquier menor de tener una familia. Por supuesto, la unión que si todo iba bien culminaría con la adopción, era algo beneficioso (y mucho) para todos... pero sentir y observar esas férreas (que no podrían ser de otro modo) rutinas a las que los menores se ven obligados día a día, nos permitían sentir el dolor, no tanto por su situación (ya que el trato cercano que nosotros pudimos contemplar, sí era mucho mejor de lo quizás imaginado), sino por las limitaciones y las libertades de las que carecían; y que a su vez da la crianza en una familia... Nos dolía el alma, a pesar de verlos jugar y sonreír alrededor nuestro; y nos proporcionaba malestar el no poder ofrecerles a todos ellos, lo mismo que estábamos dispuestos a dar a aquel pequeño a quien viajábamos a conocer tras la asignación. 

     En aquella ocasión, conocimos a Denis (y muchos otros niñ@s), un pequeño que nos enamoró y con quién soñamos un futuro que comenzamos ya entonces a diseñar y por el que comenzamos ya a vivir y luchar ...y aunque finalmente el Destino quiso que no fuera él quien nos acompañara a casa; sirvió de base para irse gestando la llegada de nuestra querida Lera. Prometimos a Denis un futuro feliz a nuestro lado; alejado de las limitaciones y carencias afectivas que tanto necesitaba...pero si por algo estamos agradecidos y contentos, es de haber hecho todo lo que estaba a nuestro alcance (y mucho más...) para conseguirlo: y no fuimos nosotros, debido a las circunstancias y a la aparición de una familia rusa que precipitaron nuestra separación; pero vivimos felices sabiendo que encontró una familia...y con la tranquilidad y el convencimiento de que si algún día lo necesitara, seguiría teniendo a aquella familia que un día fue capaz de luchar lo indecible, para convertir en realidad lo que parecía imposible; para conseguir que estuviera a su lado... aunque quizás él nunca lo sepa (que por otro lado, sería un buen indicador de que todo le fue de maravilla, como así deseamos).

     Conocerlo y vivir aquella maravillosa experiencia...ver su increíble cambio y sentir el despertar de todos sus sentimientos, de su alegría y esa felicidad retenida y aletargada, nos permitió sentirnos padres y ser capaces de pensar en alguien a quien acabábamos de conocer, más que en nosotros mismos... Fue, la primera vez que oímos las tan anheladas y mágicas palabras: Papa y Mama. De hecho, nos congratula recordar cómo le cambió también el carácter; lo cuál, sin duda, le sirvió para aceptar a sus "otros" papás...


No existen las palabras adecuadas para expresar lo que vivimos aquella semana y lo que fue capaz de marcar nuestras vidas para siempre. Aquella pérdida, también nos marcó sobremanera; nos hizo más fuertes y nos unió aún más ...y sin duda, nos ayudó a prepararnos aún mejor para ser los papás de Lera y esperar el momento idóneo para su llegada. Nunca olvidaremos aquel primer viaje a nuestro particular Paraíso de Vladivostok y nuestro primer contacto con los peques institucionalizados en aquella "Casa cuna de los Sueños": la imagen de cada rostro, de cada pequeñ@ que allí observamos y con quienes tuvimos la enorme fortuna de compartir juegos...de sentir la alegría, que exteriorizaban ante nuestra compañía y atención; de poder sentir que nuestra mera presencia, les ofrecía Esperanza e Ilusión: sentimientos todos ellos muy íntimos, que duelen tanto como alivian, sabiendo que esa era la triste realidad para los pequeños, sin poder imaginar cuan incierto era su futuro... Un dato muy esclarecedor, es el hecho común que todos los adoptantes pensamos en aquellos momentos: "qué pena no poderles dar a todos ellos un hogar"...


     Mucho podría seguir añadiendo; pero únicamente, lo haré puntualizando un hecho más que evidente: independientemente de la necesidad (y el Derecho, no olvidemos...) de todo menor a tener una familia, queda más que contrastado, que además de ser esta unión muy beneficiosa para todos, somos los padres quienes podemos sentirnos más afortunados; ya que no existe en el mundo ni en la vida, algo más hermoso y maravilloso que observar el florecer de un pequeñ@ al sentirse amado y seguro, tras haber tenido que experimentar un difícil comienzo cuando más necesidad tenían de ello. Pero eso sí, un mal comienzo, no determina un futuro; y poderlo comprobar y ser testigos directos de ello, es muy emotivo: no es una labor fácil, que no podrían imaginar quienes no lo han vivido en su propia piel; pero en escasas ocasiones podría alguien sentirse tan reconfortado como cuando puedes observar que todo esfuerzo, lo que uno siembra, lo que uno trata de inculcar (valores, comportamiento y sobre todo amor, seguridad y simpatía), va dando sus frutos: y más si como debe, vienen rodeados de la más que evidente Felicidad. Y no está de más incidir en algo que no se nos puede pasar por alto: cualquier menor, copia cada acto, cada comportamiento y siempre, debemos ser su mejor ejemplo...mucho cuidado con lo que hacemos y decimos!!

     Aquel día, comenzaba un viaje que nunca tendrá fin...ya que nos unió para siempre de manera férrea a aquel lugar y su gente. Y ese vínculo, se hace día a día aún más estrecho, por saber que allí están las raíces de Lera...los orígenes de nuestra pequeña. Allí, encontramos la luz que ilumina nuestro camino, Lera; y ese viaje nunca concluirá, porque volveremos siempre que podamos, de la mano de nuestra hija. Hasta pronto, Vladik!!! 

domingo, 11 de junio de 2017

El último paseo...

     Lo que comenzaba con tremenda alegría y gratos recuerdos...concluía con una triste pérdida. Hoy, despertábamos con ilusión tras la intensa y emotiva jornada de ayer; y proseguía tras la reunión mantenida a primera hora de la mañana con la tutora de Lera (lo cual trataremos en los próximos días) ...

    Pero, existía una realidad con la que convivíamos desde hace ya algunos meses. En esta ocasión, no se trataba sino de nuestro querido Makelele...nuestro compañero canino, que atravesaba una larga enfermedad que lo iba debilitando lentamente; y que irremediablemente, como así ha sido, debía dar como resultado su marcha.

     Muchos, dudan del cariño y compañía que éstos dan (y recíprocamente, reciben)...pero quienes amamos a los animales, sabemos de su importancia; y por ello, los aceptamos e incorporamos a nuestras familias, como un miembro más de estas. Nuestras tristezas y nuestro dolor, lo viven como propio; y se convierten en mudos confidentes, pero con un sentido innato, que les permite hacerse presentes en los momentos adversos. En este caso, Makelele nos acompañó desde su nacimiento hace algo más de 14 años...(un año después de nuestra Boda) siendo testigo desde entonces en cada momento de tristeza (que no han sido pocos); y compartiendo con nosotros cada alegría. Ha estado presente en momentos muy difíciles...ha acompañado las lágrimas en innumerables momentos en que se convertía en ese gran y necesario amigo a quien confesar los sentimientos: habrá quienes no puedan creerlo, pero siempre pensé (por sus reacciones), que comprendía cada palabra que le dirigía... 

     Siempre fue un perro muy especial...cariñoso a su modo: como tantas veces le decía..."arisco"; pero con un deseo constante de caricias en sus orejitas y su lomo. Qué difícil se nos hace tu marcha, siendo conscientes del esfuerzo que has realizado para estar a nuestro lado hasta hoy mismo. Hoy, dábamos ese último paseo...de despedida aún sin tú saberlo; con dificultades para realizarlo, pero con un nudo en la garganta ante una decisión tan dura de tomar: no merecías sufrir más, a pesar de ofrecer todo tu aliento para seguir adelante. Ese último paseo, lo realizamos como siempre: juntos y sin perdernos de vista...y esperamos y deseamos que ese camino que emprendes ahora en solitario, te lleve directo a ese cielo que mereces, rodeado del cariño que siempre tuviste a nuestro lado y que a su vez, tanto nos ofreciste. Siempre serás mi chiquitín...y te querremos y recordaremos con nostalgia. Durante muchos años, esperaste a nuestro lado, en silencio, la llegada de unos hijos tan deseados; confesándote nuestro amor, así como nuestros sentimientos y sueños con respecto a ellos: y siempre estuviste presente en cada instante de esa larga espera, que dio con la llegada de Lera a nuestra (tu) familia. Siempre supimos del amor que sentiría cualquiera teniéndote a su lado...y como bien comprobaste, así fue con Lera: desde aquel maravilloso día de su llegada a casa, fuiste una constante alegría para ella...y tu marcha, le será también difícil de digerir. Fuiste un apoyo en su adaptación ya que vuestra presencia, parecía algo siempre soñado para ella: no paraba de buscaros maravillada, a través de una ventana a la cual ni tan siquiera alcanzaba... De todos modos, tampoco tenemos duda que tras unos días de ausencia, será ella misma quien con su terrible normalidad, nos pregunte si ya marchaste al cielo...aunque tampoco dudo que despertará cada día deseando ofrecerte esas pastillas que tanto necesitabas para tu salud.

     Te echaremos de menos, porque fuiste nuestro compañero de viaje en esta vida desde que formamos nuestra familia; y el primer miembro que se unió a ella, nada más llegar a la vida. Recuerdo aquel primer viaje en coche a casa, recién nacido y mojando mis pantalones, al tiempo que dejando una huella imborrable para siempre en mi corazón. Desde aquel primer paseo al último, te confesé mis deseos, sueños y temores...siendo hasta hoy, mi fiel amigo. Siempre supiste del amor de tu familia y por eso hoy tu marcha deja ese tremendo vacío, no sólo en tu casa y tú jardín, sino en nuestros corazones. Las lágrimas que hoy te despedían, eran las que ganaste cada día... 


     Debido a tu docilidad, Lera te guiaba sin dificultad durante tus últimos recorridos; lo cual sin duda, le permitirá seguir recordándote siempre...al tiempo que cuida más a tu inseparable y ya solitaria compañera, Siria.

     Buen viaje, Make: y gracias por todo ...Descansa ahora sí, en Paz.